Historia

2
1
3

Si desconociendo su historia quedamos admirados por sus líneas y su prestancia, conociéndola nos quitaremos el sombrero ante este ejemplo de tenacidad y respeto por el patrimonio histórico. Y es que el Palacio Urgoiti se encontraba originariamente en Galdakao, a 15 kms de Mungia. Por avatares de la historia se tuvo que desmontar piedra a piedra y después de 30 años se volvió a reconstruir en su actual emplazamiento.

En el año 1968, con la construcción de la autopista Bilbao-Behobia, fue expropiado y derribado a pesar de las insistentes peticiones a las autoridades del momento para evitar la desaparición del histórico Palacio, por parte de su propietario, D Jose María Solano Gil-Delgado Adan de Yarza, el cual antes de ver desaparecer este emblema histórico decidió desmontarlo Y numerarlo piedra a piedra.

Las piedras se mantuvieron guardadas durante 30 años, esperando que llegase su momento propicio para ser reconstruido.

En el año 1983 el País Vasco sufrió una de las peores inundaciones de nuestros tiempos y esto afectó a nuestra historia por dos partes: por una parte, bastantes piedras fueron cubiertas de lodo y algunas fueron arrastradas hasta la ría. Por la otra el estudio del arquitecto Amann, situado en Bilbao a orillas de la ría, quedo completamente anegado por lo que se perdieron todos los planos del proyecto (todavía no había llegado la era digital).

Así y todo el sueño de la recuperación del Palacio Urgoiti seguía en la cabeza de sus propietarios y tras la recuperación de la escasa documentación que se pudo salvar, diversos estudios y mucho coraje, se pusieron manos a la obra. Así comenzó un lento y largo proceso: se empezó por trasladar todas las piedras al terreno que hoy ocupa el Palacio. Allí se desarrolló un trabajo absolutamente artesanal de ordenación, clasificación y catalogación de las piedras que conformaban el edificio original: se midió piedra a piedra, como si se estuviese rehaciendo un puzle casi de la nada.

En el año 2004 inició la auténtica reconstrucción del Palacio Urgoiti con la colocación de la primera piedra: canteros especializados, grúas especializadas para no dañar las piedras, carpinteros, los del techo franceses… con la dificultad de adaptarlo a las comodidades y tecnologías actuales.

Esta reconstrucción ejemplar, que utilizando materiales nobles mantiene el estilo y la traza original del Palacio Urgoiti, nos permite seguir disfrutando de esta magnífica joya de la arquitectura Palaciega de Bizkaia.

2
1
3

El Palacio Urgoiti, también conocido como del Gallo o de Adán de Yarza, fue construido por Don Miguel Vélez de Larrea al final del siglo XVII en Galdakao y ha pertenecido siempre al linaje de los Adan de Yarza. Si bien el de Vélez de Larrea era un mayorazgo importante, lo era mayor el de Jacinta Adán de Yarza con quien contrajo matrimonio.

Su estratégico enclave original dominaba los caminos de Arratia y Zornotza, originó que Palacio Urgoiti fuera escenario de distintos hechos en la historia de Bizkaia y lugar de encuentro de ilustres visitantes, entre los que se encuentra el Infante Don Carlos de Borbón, pretendiente al trono y rival de Isabel II, que lo utilizó para pernoctar en varias ocasiones. apellido de Adán de Yarza, mandó construir el Palacio de Zubieta en Lekeitio. Estos dos palacios Barrocos, constituyen sin duda los ejemplos más bellos de la arquitectura palaciega de Bizkaia.

Fueron muchos los notables Adán de Yarza que vivieron en estos palacios o en las torres que les precedieron, como Rodrigo Adán de Yarza que ya empezaba a sonar en la historia como alcalde del fuero de Bizkaia desde 1.338.

En la Baja Edad Media los miembros de este linaje participaron como Señores Mayores en las guerras de Banderizos generalmente en el bando de los Oñacinos.

Otra curiosidad de la historia es que Pedro Adán de Yarza estuviera entre los alcaldes de Bizkaia negociando con el Rey bajo el árbol de Gernika el primer ordenamiento del fuero vasco de 1.342 y fuera, pasado el tiempo, Mario Adán de Yarza el que acudiera a la Junta General de Abril de 1877 como Diputado General de Bizkaia al mismo lugar, para rechazar la Ley que abolía los Fueros a pesar de lo cual, ese mismo año se abolieron los Fueros y se disolvió la Diputación General de Bizkaia.

Cabe destacar los innumerables servicios al Rey como el de Rodrigo Adán de Yarza que fuera secretario de los Reyes Católicos desde 1.487, presidente de la Real Hacienda, de las Indias y de su Real Consejo y al que también se le sitúa en la conquista de Granada, Sevilla o en la defensa de San Sebastián. Fue también Almirante y Capitán General de las costas de Bizkaia, Guipúzcoa, Asturias y Galicia hasta Portugal. El de Antonio Navarro de Larreategui (1.554 – 1.624) que también cambiara su apellido por Adán de Yarza, secretario del Rey Felipe III, secretario de los reales archivos de Simancas y secretario del Príncipe Filiberto Manuel de Saboya, alcalde de Logroño y Señor de los Arcos, además de Preboste de Lekeitio como todos sus antecesores.

No podemos dejar de mencionar a Carlos Adán de Yarza (1812- 1863), político liberal fuerista, alcalde de Bilbao y Diputado General de Bizkaia, que puso el mismo empeño en plantar árboles en Bilbao que en el jardín del Palacio de Zubieta. Ni a Mario Adán de Yarza (1846- 1920) que también fue Diputado General de Bizkaia y compartió la pasión botánica de su padre. A él se le debe, tras una primera prueba en los jardines del Palacio de Zubieta y utilizando posteriormente los terrenos de Palacio Urgoiti, la introducción e inicio de explotación industrial del pino Radiata de Monterrey o pino Insignis. A esta especie se le denominó oro verde por la reforestación de los montes de Bizkaia, dañada por largos periodos de sobre explotación, y la riqueza que generó al suelo rural.

No es asunto a olvidar, por infrecuente, que después de más de tres siglos tanto la posesión del Palacio de Zubieta como la del Palacio Urgoiti siga en la misma familia.