Una historia de tenacidad y esfuerzo

Palacio Urgoiti

Mejor precio garantizado

Enclave de lujo

Nombres ilustres

También conocido como Palacio del Gallo o de Adán de Yarza, El Palacio Urgoiti fue construido por Don Miguel Vélez de Larrea al final del siglo XVII en Galdakao y ha pertenecido siempre al linaje de los Adán de Yarza.

El Palacio Urgoiti se encontraba originariamente en Galdakao, a 15 kms de Mungia. Su estratégico enclave original dominaba los caminos de Arratia y Zornotza, lo que originó que el Palacio Urgoiti fuera escenario de distintos hechos en la historia de Bizkaia y lugar de encuentro de ilustres visitantes, entre los que se encuentra el Infante Don Carlos de Borbón.

Fueron muchos los notables Adán de Yarza que vivieron en estos palacios o en las torres que les precedieron, como Rodrigo Adán de Yarza que ya empezaba a sonar en la historia como alcalde del fuero de Bizkaia desde 1.338.

Palacio Urgoiti

Reconstrucción

Piedra a piedra

En el año 1968, con la construcción de la autopista Bilbao-Behobia, el palacio fue expropiado y derribado a pesar de las insistentes peticiones hacia las autoridades del momento para evitarlo por parte de su propietario, José María Solano Gil-Delgado Adán de Yarza, quien decidió desmontarlo y numerarlo piedra a piedra. Las piedras se mantuvieron guardadas durante 30 años, esperando que llegase su momento propicio para ser reconstruido.

En el año 1983 el País Vasco sufrió una de las peores inundaciones de nuestros tiempos, lo que afectó a la posible reconstrucción del palacio tras la pérdida de los planos y el deterioro de las piedras. Al recuperarse la escasa documentación que se salvó, comenzó un lento y largo proceso de ordenación, clasificación y catalogación de las piedras que conformaban el edificio original: se midió piedra a piedra, como si se estuviese rehaciendo un puzle casi de la nada.

Palacio Urgoiti

Actualidad

Tres siglos en la misma familia

En el año 2004 se inició la auténtica reconstrucción del Palacio Urgoiti con la colocación de la primera piedra. Esta reconstrucción ejemplar, que utilizando materiales nobles mantiene el estilo y la traza original del Palacio Urgoiti, nos permite seguir disfrutando de esta magnífica joya de la arquitectura Palaciega de Bizkaia.

No es asunto a olvidar, por infrecuente, que después de más de tres siglos tanto la posesión del Palacio de Zubieta como la del Palacio Urgoiti siga en la misma familia.